Casp.- UNA RELACIÓN DURADERA

Ya hace casi 10 años que llevamos trabajando juntos con esta comunidad de propietarios.  Ser el “técnico de cabecera” de una finca significa tener la confianza de sus vecinos, responder con celeridad a cualquier circunstancia que les suceda, conocer sus inquietudes y avanzarte a ellas para dar la respuesta más adecuada en cada momento: gestionar las pequeñas reparaciones, redactar el ITE y certificado energético, gestionar las subvenciones en el caso de actuaciones de envergardura, realizar el seguimiento de cualquier actuación particular que pueda afectar a elementos comunitarios….

Esa es nuestra relación con la finca de Casp.  Casi como de la familia.